A ritmo desigual, los países de América Latina se suman a una senda de progreso. El tiempo del realismo político