El triunfo de los derechos humanos fortalece la democracia

Norma Morandini
Norma Morandini PARA LA NACION
A 70 años de su histórica declaración, urge proteger una conquista esencial para la convivencia pacífica
A 70 años de su histórica declaración, urge proteger una conquista esencial para la convivencia pacífica
(0)
10 de diciembre de 2018  

Una vez más, los suizos, esos hombres de diversas estirpes que profesan diversas religiones y que hablan diversos idiomas, tal cual la descripción del poema de Borges, han vuelto a ser razonables. En un referéndum, ese mecanismo sofisticado de la democracia, el 25 de noviembre, rechazaron la pretensión de la minoría conservadora para desconocer los derechos humanos . Una amplia mayoría le dijo no a la iniciativa de autodeterminación de los grupos de la ultraderecha para imponer la Constitución suiza sobre el derecho internacional y rechazar las sentencias del tribunal europeo de los derechos humanos contrarias a las expulsiones de Suiza de inmigrantes convictos.

Una votación que al reafirmar la confianza en la democracia y los derechos humanos que la sustentan no debería tomarse a la ligera en momentos en los que por doquier se nos amenaza con la crisis de la democracia y el retorno de los "ismos", sean referencias al nazismo o al populismo, ambos contrarios al sistema democrático, que buscan envenenar la convivencia con miedo, ese primo hermano del odio. Exactamente lo opuesto al lenguaje de fraternidad y solidaridad internacional de los derechos humanos, nacidos de las cenizas de la Segunda Guerra Mundial por la sensatez de una dirigencia mundial horrorizada por las atrocidades del nazismo. Es probable que los redactores de la Declaración Universal, Eleanor Roosevelt, René Cassin y John Humphrey, se conformaran con aceptar una simple declaración de principios convencidos de que como un ideal aumentaría la conciencia mundial en torno a una verdad que hoy pocos osarían negar en público: "Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros" (art. 1 de la Declaración Universal).

Antes de la Segunda Guerra Mundial, solo los Estados eran reconocidos por el derecho internacional. Por primera vez, sin importar raza, religión, edad ni género, se garantizaron a las personas derechos jurídicamente reconocidos internacionalmente, al punto de que se pueden oponer a la prepotencia de los Estados. De modo que los derechos humanos son una protección del ciudadano y una salvaguarda frente al abuso y la opresión. "Necesitamos la moral para superar nuestra indiferencia natural hacia los demás", dice Avishai Margalit, para expresar esa paradoja de que los derechos humanos no nacen de la piedad o la bondad, sino de la crueldad humana. No porque no existan seres piadosos o buenos, sino porque las lecciones de la historia nos han mostrado lo peor que los seres humanos pueden hacer. En términos históricos, la Declaración Universal de los Derechos Humanos significó un reordenamiento de las relaciones internacionales contra las barbaries.

En términos espirituales, como se entusiasmó el escritor Elie Wiesel, sobreviviente del Holocausto, los derechos humanos son una religión laica que ha tenido efectos políticos. Hoy, la mayoría de los Estados modernos han ratificado toda la normativa de derechos humanos y muchos, como nuestro país, los han incorporado a la Constitución.

En el mes en el que se cumplen 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y 35 años de nuestra democratización, vale recordar también la razonabilidad política de los constituyentes que en Santa Fe, en 1994, depusieron sus diferencias políticas y se unieron para darle jerarquía constitucional al derecho internacional de los derechos humanos, no incluidos en el "Núcleo de coincidencias básicas" del Pacto de Olivos. Para muchos, una auténtica revolución jurídica que, por supuesto, está muy lejos de haber concluido, ya que millones de personas en todo el mundo y en nuestro país no tienen garantizados sus derechos básicos.

Estas nuevas catástrofes han obligado a las Naciones Unidas a lanzar la agenda más ambiciosa de derechos humanos, los objetivos del desarrollo sostenible (ODS), que todos los países, incluido el nuestro, se han puesto como metas a cumplir. ¿Qué son si no derechos humanos el combate contra la pobreza y el hambre, la protección del planeta, las sociedades pacíficas y democráticas y la solidaridad? Una agenda y un lenguaje global que deberían entenderse a la luz de lo mismo que se defiende en términos de la globalización económica, ya que los derechos humanos, junto a la democracia, el dinero e internet, son uno de los idiomas de la globalización. Aun cuando la relación de los derechos humanos y la globalización económica es antagónica, como lo demuestra el activismo de los derechos humanos que rechaza las políticas laborales o ambientales de las corporaciones multinacionales, lo que le da importancia a la normativa universal es, precisamente, su aplicación local. Las organizaciones de la sociedad civil, las ONG, al denunciar los abusos del poder, son las que hacen que el Estado cumpla con sus compromisos ante los organismos internacionales.

"Si los derechos humanos no han detenido a los villanos, es cierto que han reforzado a las víctimas", advierte el experto canadiense Michell Ignatieff. Una observación fácil de reconocer en la Argentina. Fueron las víctimas, los heridos, los humillados, las personas más lastimadas las que se aferraron a los instrumentos de derechos humanos para denunciar dentro y fuera de las fronteras de la Argentina las desapariciones, los secuestros, las torturas, lo que dio origen a una serie de organismos de derechos humanos que al inicio tuvieron la autoridad del testigo, pero en la medida en que se fueron sectarizando perdieron autoridad y ganaron el poder de una fuerza política. Valen para ese activismo las observaciones de Ignatieff: "Dado que los activistas de derechos humanos dan por hecho que representan valores e intereses universales, no han prestado tanta atención como deberían a la cuestión de si representan realmente los intereses humanos de aquellos a quienes dicen representar".

Porque los derechos humanos se han construido más sobre el miedo que sobre la esperanza. En momentos en los que la democracia se ve amenazada por el miedo, se entiende el entusiasmo por el resultado del referéndum suizo el 25 de noviembre. El secretario general de Amnistía Internacional, Kumi Naidoo, advirtió a "los políticos del mundo que tomen nota de lo sucedido en Suiza, donde una clara mayoría de la población ha optado por los derechos humanos y ha rechazado los intentos de atacar y convertir en chivos expiatorios a los grupos más débiles de la sociedad". Como son los migrantes que ejercen un derecho humano universal, elegir dónde vivir (arts. 13 y 14), y ponen a prueba la obligación de acogida de los Estados democráticos. Resta en nuestro país que la política también vincule los derechos humanos a la democracia y al Estado de Derecho y se entienda que ser sujetos de derechos nos obliga a todos a comprometernos a vivir en una sociedad en la que los conflictos de derechos se resuelven por persuasión. No con violencia.

Directora del Observatorio de Derechos Humanos del Senado

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.