Circo criollo. El túnel sin final