Opinión. El turno del fútbol