El vicepresidente que juega a ser "canciller"