El World Press Photo se hizo eco del drama de los refugiados