El columnista invitado. En 1999, el gasto público debe mantenerse estable