Línea directa. En busca de la Caperucita perdida