La cultura, también en compás de espera