En el Bellas Artes, Miró aportó color a una de las fiestas más esperadas del año