En Europa, con la pluma y la espada