La sociedad de la furia

Más allá de los hechos que llegan a los diarios, hay en la vida cotidiana de las grandes urbes del país una violencia que parece ir en aumento, promovida por el individualismo, la incertidumbre y la falta de instituciones
Más allá de los hechos que llegan a los diarios, hay en la vida cotidiana de las grandes urbes del país una violencia que parece ir en aumento, promovida por el individualismo, la incertidumbre y la falta de instituciones Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Lorena Oliva
(0)
14 de octubre de 2018  

Un roce entre dos autos termina con uno de los conductores asesinado por el otro con un disparo de arma de fuego. Un taxista enfurecido arranca al ladrón de su auto por el parabrisas. Una discusión entre vecinos por ruidos molestos termina a los tiros. Una disputa escolar entre dos madres se resuelve a golpes y patadas en la puerta de un jardín de infantes…

Lo que podría parecer una breve sinopsis de la segunda parte del film Relatos salvajes no es más que el racconto de casos reales y muy recientes, todos ocurridos en nuestro país en las últimas dos semanas. Una sucesión de hechos con condimentos propios de la ficción pero que, a fuerza de repetirse cada vez con mayor frecuencia, funcionan como un espejo que nos interpela como sociedad. ¿En qué momento el otro dejó de ser visto como prójimo para convertirse en enemigo?

La violencia en sus muy diversas formas ha ido contaminando de manera acechante la escena colectiva. Se despliega con brutalidad en los hechos delictivos, pero también estalla en aquellos conflictos, en apariencia menores, que se resuelven en forma inexplicable y desmedida, como cuando, a principios de año, un jubilado de 72 años asesinó de cinco balazos a un hombre de 57 porque se le había querido adelantar en la fila del supermercado, en Quilmes.

Pero no es necesario irse a los extremos para encontrar escenas que exponen nuestra escasísima tolerancia ante situaciones que se salen de control o que alteran nuestros planes. Una congestión de tránsito, un corte de calle producto de un piquete o de una obra pública y hasta los empujones para subir al subte o al tren en hora pico cuando en el vagón ya no cabe un alfiler pueden desencadenar una discusión subida de tono y hasta un arrebato de furia de consecuencias imprevisibles.

Esto se da en el contexto de una atmósfera marcada por la grieta política, en la que muchas veces el disenso se vive como confrontación, dinámica que incluso se reproduce en algunos programas de la televisión abierta que apuestan a las peleas y los malos tratos como un recurso rendidor en términos de rating.

Sin embargo, lejos de ser un fenómeno estrictamente local, la violencia interpersonal se manifiesta también en muchas de las grandes ciudades del globo -por eso algunos se refieren a ella como "violencia urbana"-, así como también en las principales urbes del interior del país. El estallido de ira, la discusión sin sentido o el maltrato desmedido son algunas de sus caras más reconocibles, aunque la violencia es capaz de adquirir otras formas más sutiles e invisibilizadas. Y, si bien se activa por múltiples causas, se hace más frecuente, casi hasta volverse una postal cotidiana, en contextos de incertidumbre política y económica y de baja confianza en las instituciones, allí donde la sensación de estar solo frente al mundo se agiganta.

Desconfianza en las instituciones

Hace tres años, el Observatorio de Capital Social de la Universidad de Palermo difundió un informe titulado "La sociedad frente al espejo". Según ese estudio, el 87% de los encuestados consideraba entonces que se debía ser cuidadoso en el trato con los demás, en tanto que la administración pública, el Congreso, y otras instancias de gobierno generaban considerables niveles de desconfianza. El Poder Judicial y la Policía aparecían como las instituciones que despertaban mayores niveles de desconfianza.

"En la violencia urbana confluyen el desequilibrio que genera la densidad de una gran urbe y la debilidad del marco normativo de convivencia. Eso genera crispación y miedo, a la vez que propicia la idea de que la fuerza es lo que nos hace ganar lugares y defendernos de los atropellos. No hay una confianza en que la ley nos libera de la tiranía del atropello, sino que vemos la ley como aquello que nos quita libertad. Eso deja a cada uno librado a su suerte", analiza Miguel Espeche, psicólogo, coordinador general del Programa de Salud Mental Barrial del Hospital Pirovano.

Muerte en el peaje. El domingo 30 de septiembre, un tiro del arma del prefecto Daniel Acosta mató a Damián Cutrera, de 41 años, tras una discusión y un forcejeo entre ambos en el peaje de la autopista Illia
Muerte en el peaje. El domingo 30 de septiembre, un tiro del arma del prefecto Daniel Acosta mató a Damián Cutrera, de 41 años, tras una discusión y un forcejeo entre ambos en el peaje de la autopista Illia Crédito: IMAGEN DE TV

Al ser espacio de interacción, es razonable que la ciudad se convierta en una caja de resonancia de los humores sociales. Por eso, la socióloga Natalia Cosacov, miembro del área de Estudios Urbanos del Instituto de Investigaciones Gino Germani, sostiene que el análisis de la violencia urbana en el país debe hacerse necesariamente dándole contexto, es decir, reflexionando acerca del modelo de desarrollo y de sociedad que se construye en América Latina, y en particular en la Argentina.

"¿En qué sociedad vivimos? En una sociedad incierta y temerosa, resultado de la reestructuración de los mercados de trabajo y de un Estado que se desliga de la protección social, donde los individuos quedan abandonados a las incertidumbres y con oportunidades cada vez más limitadas de integración a la vida social. Esa matriz desigual y excluyente se expresa y se amplifica en la propia producción de la ciudad", sostiene.

El factor miedo

"La ciudad es escenario de violencias sistémicas -continúa Cosacov-. No está ahí la fuente, pero estas violencias inciden directamente sobre la calidad de vida en las ciudades y también sobre la forma que va asumiendo la propia ciudad. La violencia genera un tipo particular de organización espacial que, a su vez, retroalimenta la violencia urbana y altera de manera profunda la vida en las ciudades. Si hay algo común entre los habitantes de las distintas ciudades es la sensación de miedo a ser víctima de la violencia, algo que atraviesa a todos los sectores sociales."

El sociólogo y profesor en la Universidad de Texas Javier Auyero recuerda una frase que suelen decir por allí: " Stranger, danger", como síntesis de la idea de que lo extraño o diferente puede ser peligroso. Una idea, a su entender, presente en muchas sociedades. "Es cierto que hay ?miedo', en parte fomentado por los medios masivos de comunicación, en parte generado por el aumento de la criminalidad. Pero eso no dictamina que los conflictos interpersonales necesariamente generen muertes. Es la disponibilidad de armas de fuego uno de los factores que está detrás del aumento de la letalidad de la violencia en la mayor parte de los países de América Latina", considera.

Justicia por mano propia. En un caso resonante, el cirujano Lino Villar Cataldo mató en 2016 a un delincuente que intentó asaltarlo en su consultorio de San Martín; la causa irá a juicio por jurados
Justicia por mano propia. En un caso resonante, el cirujano Lino Villar Cataldo mató en 2016 a un delincuente que intentó asaltarlo en su consultorio de San Martín; la causa irá a juicio por jurados

"Es importante notar que, más allá de los episodios puntuales que suelen ser reportados en los medios, hay una constante y creciente presencia de la criminalidad violenta que afecta a los que están más abajo en la estructura social -señala Auyero-. Digo esto porque a veces solemos perder de vista que los más castigados socialmente son quienes más sufren la escalada del crimen: quienes más sufren los robos, y quienes más sufren las heridas y las muertes de la violencia urbana".

De acuerdo con cálculos del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (Inecip), ocho personas mueren por día en la Argentina por el uso de armas de fuego. La mayoría, en el contexto de conflictos interpersonales. En los últimos cinco años, la cantidad de usuarios de armas registrados aumentó notablemente: pasó de 700.000 personas en 2013 a 1.016.843 en la actualidad.

"En la mayoría de los casos, las personas deciden armarse para ?protegerse' de la inseguridad. Esta falsa creencia es desmentida por las estadísticas que, a nivel internacional, demuestran que las personas que intentan usar las armas para protegerse ante un delito terminan sufriendo consecuencias peores para ellos o para su familia que si no hubieran estado armadas. Es decir, el arma no solo no protege, sino que incluso potencia los riesgos. Por ese motivo, al consultar a quienes deciden desarmarse a través del Plan Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego, la respuesta es que, paradójicamente, lo hacen por seguridad", explica Julián Alfie, coordinador del Inecip, institución que integra la Red Argentina para el Desarme.

El otro como amenaza

La búsqueda de protección para evitar ser víctimas de un robo o de algún otro delito lleva a algunos a armarse; a otros, a instalar rejas, alarmas o puertas blindadas; también hay quienes toman recaudos más sutiles: no usar el celular en la calle salvo que sea de extrema necesidad, llevar la mochila colgada de frente, cruzarse la cartera, viajar en auto con las ventanillas cerradas, alejarse de las camionetas blancas, desconfiar del empleado de Metrogas y caminar siempre por calles concurridas. Protegerse es, casi siempre, desconfiar del otro.

Absuelto. Daniel Oyarzún, el carnicero que mató a un ladrón que acababa de asaltarlo en su local de Zárate, fue absuelto el mes pasado por un jurado popular que consideró que actuó en legítima defensa
Absuelto. Daniel Oyarzún, el carnicero que mató a un ladrón que acababa de asaltarlo en su local de Zárate, fue absuelto el mes pasado por un jurado popular que consideró que actuó en legítima defensa Fuente: Archivo

"El miedo nos hace consumir. Por ejemplo, el niño con miedo se prende al pecho de su madre y allí encuentra serenidad -dice Espeche-. Es un reflejo atávico. La vivencia de serenidad merma el consumismo, por lo que es esperable que, para acrecentar el afán consumista, a veces se propicie un bombardeo de verdades a medias que dicen que el prójimo es peligroso. En ese sentido, hay una artificialidad parcial en el énfasis puesto en la barbarie y la violencia. Es verdad que la gran urbe, con su anonimato, diluye ciertos resortes solidarios que mantienen la violencia a raya, pero también es real que el machacar monotemático en lo violento hace olvidar que el otro, además de ser a veces peligroso, es también aquel que nos permite lazos significativos, solidarios y esenciales para la vida".

Con él coincide Cosacov, también investigadora asistente del Conicet: "No hay que perder de vista que ?la ciudad caótica' o ?la ciudad del miedo' es también un relato rentable. El incremento de la vigilancia privada, de cámaras de seguridad en los espacios públicos, el aumento de tipologías residenciales amuralladas que se construyen en oposición a la ?ciudad abierta' como espacio heterogéneo y diverso, la criminalización de los vendedores ambulantes y de cualquier transeúnte ?sospechoso', la estigmatización de ciertas zonas de la ciudad y de sus habitantes, así como el control policial en los ingresos a la ciudad, son resultado del temor al ?otro' y a la vez amplifican ese sentimiento".

El respeto a la ley

Ancladas en preocupaciones reales pero en parte magnificadas artificialmente, las narrativas del miedo inciden directamente en esta sensación de quiebre de lazos sociales que exacerba la violencia entre unos y otros. Para recomponerlos, dicen los especialistas, una mayor eficacia estatal tanto a la hora de regular la tenencia de armas de fuego como de luchar contra el delito sería un buen comienzo.

Por su parte, y aun a riesgo de sonar utópico, Espeche considera fundamental resignificar la noción de orden y prestigiar la ley. "Si eso no ocurre, la actividad humana se reduce a la defensa ante la transgresión y la violencia, sin que quede resto para la salud anímica, que según Freud consiste en ?amar y trabajar'. A la vez, siempre que se percibe que las funciones de autoridad sirven para cuidar y no para sojuzgar, merman las posibilidades de una violencia crónica. También sirve alentar ideas de colaboración y no tanto de competencia. Cuando se ve la vida como un espacio en donde gana el más fuerte y pierde el que no lo es tanto, la violencia surge como recurso para no perder. En cambio, cuando hay una idea de que la colaboración permite que ganen todos, se sale del ?modo violencia' y surgen otras formas más inteligentes de dirimir los conflictos".

En la medida en que la violencia continúe naturalizándose y estos estallidos sean tomados como casos aislados e inconexos en lugar de ser abordados como un síntoma de problemas sociales más profundos, habrá que esperar, en breve, la nueva noticia policial o la nueva anécdota violenta como marcas registradas de la ciudad de la furia.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.