En memoria de Auschwitz

Claudio Epelbaum
Claudio Epelbaum PARA LA NACION
(0)
27 de enero de 2015  

El 27 de enero de 1945 los soldados nazis del campo de exterminio de Auschwitz, al ver la llegada del primer tanque soviético, huyeron dejando solos en medio de una desoladora incertidumbre a los prisioneros.

A su llegada, los rusos encontraron algunos sobrevivientes del mayor proceso industrial de muerte que registra la historia. En Auschwitz hallaron 350.000 prendas de hombre, 837.000 de mujer y 7,7 toneladas de cabello y montañas de cenizas junto a los hornos crematorios. Desde abril de 1940, cuando se comenzó a construir el campo, fueron asesinados alrededor de un millón y medio de judíos.

Mira Kniaziew, quien estuvo allí ese día, cuenta: "El horror que se dibujó en los rostros de esos soldados cuando nos vieron, tampoco he de olvidarlo mientras viva. Era un horror que no tenía nombre. Nosotros no éramos conscientes de nuestro estado: allí no había espejos. Aunque mirábamos a los demás, cada uno pensaba que él, a lo mejor, aún no estaba así. Pero las caras de los rusos fueron el más atroz de los espejos".

Atravesados por el hambre, el frío y las enfermedades, quienes estaban en el campo una vez más debieron enfrentar un desafío: festejar la liberación por parte de los rusos o llorar la destrucción de sus familias.

Así comenzaba la liberación de los sobrevivientes, que tras recuperarse físicamente abandonaron Polonia y reconstruyeron, si vale la expresión, sus vidas en distintos países. Muchos llegaron a la Argentina, donde desde entonces llevan consigo un mensaje moral para la humanidad, un mensaje que los nazis grabaron en sus cuerpos y en sus almas, y es que una tragedia así no se repita nunca más.

Las Naciones Unidas se sumaron a este mensaje y por unanimidad el 1° de noviembre de 2005 adoptó el 27 de enero como Día Internacional para la Conmemoración del Holocausto, e insta a los Estados miembros a que elaboren programas educativos que inculquen a las generaciones futuras las enseñanzas del Holocausto con el fin de ayudar a prevenir actos de genocidio en el futuro. En este día, muchos de los gobiernos del mundo conmemoran la fecha, la recuerdan, como forma de honrar a las víctimas y de prevenir.

Este año, el Congreso Judío Mundial hará un acto de conmemoración en Auschwitz, junto con otras organizaciones y el gobierno de Polonia, en el que se reunirán 100 sobrevivientes del campo que llegarán a la ceremonia desde más de 20 países.

Los sobrevivientes son testimonios vivos de lo que significó la resistencia a la opresión y la muerte que implementaron los nazis. Este acto que se realizará en el mismo lugar donde fueron asesinados más de un millón y medio de judíos será una de las últimas oportunidades de contar con la presencia de sobrevivientes, puesto que los pocos que aún están vivos tienen más de 85 años.

Sin embargo, cuando ellos ya no estén, aún quedará en las páginas de la historia la gloriosa gesta de resistencia al nazismo. Sus historias de resistencia de las más diversas formas contra quien buscaba exterminar a los judíos. Su presencia conmemorativa en Auschwitz es una prueba de que Hitler no pudo con su cometido.

Es una prueba de que aún tiene fuerza la idea de luchar por la vida, por la democracia y por los derechos humanos.

El autor es director ejecutivo del Congreso Judío Latinoamericano

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.