Opinión. Entre el vértigo neurótico y la infinitud salvadora