Entredichos urbanos cruzan la barrera de la razón