La semana política I. ¿Es factible que una vez más no pase nada?