Es hora de reconocer la inflación