¿Es la caída libre de Cristina la mejor noticia para Macri?

Fernando Laborda
Fernando Laborda LA NACION
(0)
28 de junio de 2016  • 00:47

El escenario político actual muestra al kirchnerismo en caída libre, al peronismo en un acelerado proceso de deskirchnerización y al gobierno de Mauricio Macri capitalizando el desplazamiento de la mirada de la opinión pública desde la economía hacia los escándalos de corrupción de la anterior administración nacional. Sin embargo, no pocos dirigentes del oficialismo evalúan que el profundo descrédito del kirchnerismo puede no ser la mejor noticia para Macri en el mediano plazo.

El elevado apoyo que recibe aún la gestión del actual gobierno en la opinión pública sigue explicándose en alguna medida por la convicción de buena parte de la ciudadanía de que Cristina Kirchner fue la responsable de la dura situación económica que vive el país. El riesgo para Macri es que si el cristinismo desaparece de la escena política más temprano que tarde y si, al mismo tiempo, se frena la posibilidad del crecimiento económico, se compliquen las perspectivas del oficialismo de cara a las elecciones legislativas de 2017.

La dinámica que se genere en el peronismo será trascendental. Pasado mañana se reunirá el consejo nacional del Partido Justicialista y lo que allí se debata constituirá un buen termómetro sobre la velocidad que podrá tener el proceso de renovación y de fuga del kirchnerismo.

Muchos de los que hasta no hace mucho defendían lo indefendible hoy buscan despegarse de Cristina Kirchner. Gobernadores como el de La Pampa, Carlos Verna, y el de Tucumán, Juan Manzur, aseguran que el kirchnerismo ya ha cumplido su ciclo, al igual que muchos otros dirigentes peronistas, para quienes la ex presidenta de la Nación sólo sería garantía de una dura derrota electoral el año próximo si siguiera liderando al movimiento.

No pocos dirigentes del oficialismo evalúan que el profundo descrédito del kirchnerismo puede no ser la mejor noticia para Macri en el mediano plazo

La posibilidad de un peronismo unido, en virtud de una rápida descomposición del kirchnerismo, puede ser un riesgoso desafío para el macrismo en los comicios del año venidero, como ha señalado el director de Poliarquía, Alejandro Catterberg. El mejor escenario para el oficialismo sería enfrentar a un peronismo dividido, pero hoy, principalmente tras el escándalo protagonizado por José López y por las derivaciones que podría tener sobre ex funcionarios kirchneristas la detención de Ibar Pérez Corradi, crece la probabilidad de que el kirchnerismo sea arrasado antes de las elecciones de 2017.

Hasta ahora, el gobierno de Macri pudo capitalizar la debilidad del Frente para la Victoria y avanzar en el Congreso con el nombramiento de los dos jueces de la Corte Suprema de Justicia propuestos desde el Poder Ejecutivo y con la sanción en la Cámara de Diputados del proyecto de ley de blanqueo y reparación para los jubilados.

No obstante, el adelantamiento de un escenario político con un kirchnerismo reducido a su mínima expresión, sin competitividad, y que abra la puerta a un peronismo más fortalecido, comienza a preocupar a algunos hombres de Macri.

La respuesta del macrismo, por ahora, es profundizar el diálogo con intendentes peronistas, buscando coincidencias y eventuales acuerdos con miras a las próximas elecciones. Sobre todo en la provincia de Buenos Aires, donde se librará la principal contienda en 2017. El objetivo sería llegar a esos dirigentes antes que Sergio Massa, a quien en el PRO se ve como el verdadero rival a vencer.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.