Ese prejuicio biempensante que nos hundió