¿El país ante un mani pulite?