El mundo. Estados Unidos: volver a los viejos valores