Deprime la imagen de los gobernadores transformados en mendigos. Federalismo pisoteado