Opinión. Fronteras calientes, murallas que dividen al mundo