Editorial II. Funciones ineludibles del Estado