G-20: se inicia una nueva era de inversión en infraestructura para el desarrollo sostenible

(0)
28 de noviembre de 2018  • 13:31

La inversión en infraestructura ha sido central en la agenda del G-20 por su rol clave en el crecimiento y el desarrollo y es, asimismo, un pilar importante para el logro de los objetivos del desarrollo sostenible 2030 (ODS), los que incluyen entre otros la eliminación del hambre y la pobreza. El reporte New Climate Economy 2018 estima que se necesitan inversiones de unos 30 mil millones de dólares para alcanzar los ODS en el 2030. TNC, la organización ambiental más grande del mundo que trabaja en la intersección de la conservación del capital natural y el desarrollo socioeconómico sostenible, impulsa procesos de planeamiento temprano y sistemas de mitigación y compensación para iniciar una nueva era de inversiones en infraestructura resiliente, de calidad, con transparencia y sostenible desde el punto de vista social, económico y ambiental.

La presidencia argentina del G-20 en 2018, liderada por el presidente Mauricio Macri , puso como una de sus tres prioridades la "Infraestructura para el Desarrollo", el "El futuro del Trabajo" y "Un futuro Alimentario Sostenible". El desafío de la sustentabilidad en sentido amplio -económico, social y ambiental- atraviesa las tres prioridades elegidas. Incluso está colocado en el centro del lema del G-20 Argentina 2018: "Construyendo consenso para un desarrollo equitativo y sostenible"

En 2018, la labor del track de finanzas en infraestructura puso el foco en la "hoja de ruta para el desarrollo de la infraestructura como un activo" a fin de alentar la participación de capital privado, en particular de fondos de inversión y fondos de pensión.

Es muy probable que el G-20 Japón 2019 le dé continuidad a la prioridad de Argentina de inversión en infraestructura pero incorporando además de forma integral el foco de calidad y sustentabilidad

Tan importante como escalar el financiamiento es asegurar la calidad y la sustentabilidad de la infraestructura. Ello requiere gestionar adecuadamente el riesgo de la inversión en infraestructura así como anticipar los impactos económicos, ambientales y sociales, y asegurar que dichos activos estén diseñados de forma resiliente para un futuro sostenible tal como lo impulsa la Secretaría de Ambiente a través del Gabinete Nacional de Cambio Climático.

Es muy probable que el G-20 Japón 2019 le dé continuidad a la prioridad de Argentina de inversión en infraestructura pero incorporando además de forma integral el foco de calidad y sustentabilidad.

En la actualidad hay evidencias contundentes de costos y razones de oportunidad que muestran que la sustentabilidad en la inversión en infraestructura es buena para los negocios y, al mismo tiempo, para la gente y el planeta. Esta divina coincidencia entre sustentabilidad y mayores beneficios para todos es el fundamento mismo de la oportunidad para promover un mejor crecimiento y un desarrollo más sostenible.

Un estudio reciente del BID analiza la evidencia de 40 años de proyectos de inversión en infraestructura en América Latina y el Caribe (Watkins, Muller, Meller, y otros, 2017) y muestra que la falta de planeamiento territorial temprano, para poder anticipar y gestionar bien los impactos sociales y ambientales, ha sido un motor principal de conflictos. Esto a su vez originó significativas demoras y sobrecostos. Así, entre 200 proyectos estudiados, afectados por conflictos, 36 fueron cancelados, 162 tuvieron demoras y 116 tuvieron sobrecostos. Los sobrecostos incrementaron un 69%, en promedio, los presupuestos iniciales de los proyectos.

En la actualidad hay evidencias contundentes de costos y razones de oportunidad que muestran que la sustentabilidad en la inversión en infraestructura es buena para los negocios y, al mismo tiempo, para la gente y el planeta

Por el contrario, un estudio reciente de TNC (Opperman y otros, 2017) sobre el potencial de desarrollo hidráulico del río Magdalena en Colombia encontró que la optimización del portafolio de inversiones en términos de sustentabilidad, y el descartar los proyectos más riesgosos o dañinos social o ambientalmente, tenía el efecto positivo financiero de casi duplicar la tasa interna de retorno de los proyectos valiosos de inversión, al mismo tiempo que se mantenían constantes las expensas de capital y la generación de energía.

Lo anterior nos demuestra que el planeamiento temprano ahorra tiempo y dinero, y permite bajar el riesgo de las inversiones en infraestructura, incrementando el valor de los proyectos, al mismo tiempo que se mejoran los resultados en términos de la preservación del capital natural, de la biodiversidad y de los servicios eco-sistémicos.

Adicionalmente, el planeamiento temprano permite identificar oportunidades para combinar soluciones de infraestructura natural o infraestructura "verde" con infraestructura "gris" y lograr mayores beneficios para todos (TNC 2015 "La Resiliencia costera urbana: valorando el rol de la naturaleza"). Este es, por ejemplo, el caso de regeneración de corales en el mar o la reforestación en el caso de los ríos, en combinación con la construcción de murallas o defensas para reducir el riesgo de inundación, lo cual conlleva otra serie de beneficios en materia de calidad y regulación de agua, sanidad del hábitat ictícola, animal y vegetal, oportunidades recreativas y calidad de vida.

Por ello, es importante que la Declaración de los Líderes de G-20, idealmente en la cumbre de Buenos Aires -o en Tokio 2019- apoye la utilización de planeamiento territorial temprano para optimizar soluciones de infraestructura y reducir riesgos, y reconozca el valor de incluir inversiones en soluciones basadas en la naturaleza, o infraestructura verde, como parte de la planificación temprana de infraestructura gris. También es aconsejable que se genere consenso sobre la aplicación de requisitos de mitigación compensatoria y que se instruya a los Bancos Multilaterales de Desarrollo a armonizar los criterios, estándares y mediciones de sustentabilidad de los proyectos y de su impacto sistémico, a coordinar fondeo para apoyar los procesos de planeamiento temprano, y a proveer una guía orientativa en materia de incentivos financieros y marcos regulatorios para inversiones en infraestructura sustentables.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.