De no creer. Golpe de los mercados contra la oposición