Editorial I. Hacia una televisión menos violenta