Haití, el peligro de un neoprotectorado