¿Hay espacio para una tercera fuerza electoral?

Fernando Laborda
Fernando Laborda LA NACION
(0)
21 de diciembre de 2018  • 01:36

A diez meses de una elección presidencial, los pronósticos son gratuitos y las ilusiones pueden ser infinitas. Sobre todo en la Argentina, donde en ese lapso pueden producirse tantos cambios políticos y económicos como los que en un país normal podrían tardar años enteros en registrarse. Voceros del Gobierno se han jactado en los últimos días de que Mauricio Macri podría ganar en primera vuelta en 2019, al tiempo que dirigentes del peronismo no kirchnerista enrolados en la llamada Alternativa Federal sugieren que nadie debería extrañarse de que al ballottage arriben finalmente dos candidatos opositores, que posterguen al tercer lugar al actual presidente de la Nación.

Ni uno ni otro pronóstico electoral son hoy avalados por las fotos que las encuestas de opinión pública nos muestran del escenario actual. Pero el hecho de que la polarización presente sea protagonizada por dos figuras como Macri y Cristina Kirchner que, paradójicamente, exhiben altos niveles de imagen negativa, también aumenta la incertidumbre y permite plantear diversas hipótesis.

El denominado peronismo federal dio esta semana un nuevo paso hacia el armado de una alternativa electoral diferente a la que encarna el kirchnerismo, pero sin cortar todos los lazos con la expresidenta. En el grupo formado ahora por diez gobernadores provinciales y los dirigentes Sergio Massa y Miguel Pichetto se mantienen las diferencias frente al dilema de qué hacer con Cristina Kirchner.

Se advierte dentro del grupo una posición mayoritariamente reacia a confluir con Cristina, que lideran los gobernadores de Salta, Juan Manuel Urtubey , y de Córdoba, Juan Schiaretti , y que se diferencia de la de otros mandatarios, como el tucumano Juan Manzur , quien cree que la expresidenta no debería quedar afuera.

Las dudas subyacen sobre la posición del sector encabezado por Massa. Dirigentes del massismo no han desechado la posibilidad de un acuerdo para unir al peronismo en una misma elección primaria abierta siempre y cuando Cristina Kirchner renuncie a ser postulante presidencial.

Ayer, Massa emitió una declaración que admite más de una interpretación. "Junto a gobernadores, intendentes, legisladores y dirigentes tenemos que construir una oposición amplia e inteligente, que le gane al Gobierno y construya uno nuevo", afirmó, para luego decir que "con alternancia y un cambio profundo hay alternativa".

De esas frases, puede concluirse que el dirigente de Tigre advierte que la división opositora es funcional a la reelección de Macri y que solo una oposición "amplia e inteligente" podría vencer a la coalición Cambiemos. ¿Está acaso indicando que habría que sumar al kirchnerismo para tener garantizada la victoria?

Pero Massa también expresó que "el desafío no es construir una candidatura para que pierda con Macri en segunda vuelta, sino construir al próximo presidente, ganar y cambiar de gobierno". Claramente, está diciendo que Cristina Kirchner, a quien las encuestas no favorecen frente a un escenario de ballottage, no podría ganarle a Macri, por lo que se debe pensar en otras variantes.

Mientras el massismo dirime sus propias dudas respecto de qué hacer con la expresidenta, otros dirigentes del peronismo federal que se hicieron presentes anteayer en la Casa de Córdoba en Buenos Aires, se ilusionan y ofrecen una óptica diferente. Consultado acerca de si la división del peronismo entre el kirchnerismo y la Alternativa Federal de cara a las urnas no implicaría hacerle el caldo gordo a Macri, el dirigente José "Pepe" Scioli, distanciado políticamente de su hermano, el exgobernador Daniel Scioli , contestó: "Eso dicen. Pero nadie sabe qué puede pasar de aquí a casi un año con un gobierno en caída libre. A ver si todavía termina habiendo una segunda vuelta entre dos candidatos peronistas, como en 2003, con Néstor Kirchner y Carlos Menem".

Lo cierto es que si algo tienen claro hoy los operadores políticos de la Casa Rosada es que el mejor escenario para favorecer la reelección de Macri pasa por un peronismo dividido, con Cristina Kirchner adelante en las encuestas, y la posibilidad de una segunda vuelta entre el actual presidente y su antecesora.

¿Podrán hacer los líderes de la Alternativa Federal algo más que juntarse y buscar ampliar su espacio para evitar la dispersión del peronismo? Por ahora, no se avizora mucho. Como explicó un dirigente de este sector, "todos la conocemos a Cristina y ella va a hacer lo que tenga ganas de hacer", al tiempo que nadie podrá evitar que sea candidata presidencial para garantizarle al kirchnerismo un buen número de bancas legislativas, aun cuando no tenga chances de volver a la Casa Rosada. Según esos cálculos, el peronismo federal debería dejar de pensar en la expresidenta y avanzar hacia una primaria entre Massa y Urtubey, con la posibilidad de que Pichetto acompañe a uno de los dos en una fórmula.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.