Miniatura. Hay obispos amigos y también enemigos