Semana política I. ¿Hay que despegarse del modelo?