Hoy, Silvio Berlusconi

Diego Sehinkman Para LA NACION
(0)
20 de diciembre de 2009  

Silvio Berlusconi: Io estaba en la habitación del ospedale, acostado y todo vendado. Allora entran y me dicen: "Está finito el informe psicológico del perturbado que protagonizó el incidente. El diagnóstico é rotundo. Los peritos psiquiátricos parlan concretamente de un loco: dice que puede manejar las leyes a piaccere... que Italia sin él no sería nada, que es más grande que Dios... (Se tienta.)... ¡y que tiene la potenzia sessuale de uno de 25!"...

Terapeuta: No se ría que se le van a saltar los puntos...

B: (Se agarra la mejilla y se masajea.) ¡Merda! ¡Qué golpe me dieron con esa piccola cattedrale!... En todo el mundo se burlan de mí. En la televisione uno decía: "Mujeriego, transgresor, egocéntrico. ¡Qué perfecta síntesis lo que ocurrió! Una reproducción a escala reducida de una típica catedral italiana... golpeó sobre una reproducción a escala agrandada de un típico italiano...

T: ...

B: ¡Burlas y más burlas! Después de ver como volaba hacia mi cara la cattedrale, parece que el Papa dijo: "Todos sabemos que algún día la Iglesia puede caer. ¡Pero que no sea sobre un cachete con bótox!"

T: Parece sorprendido del clima que se vive en Italia con respecto a usted...

B: (Como si no escuchara.) Los comunistas resentidos haciéndose su panzada: "¡Qué bella vendetta! Al dueño de casi todos los medios de comunicación, al hombre más rico de Italia, un pobre cualquiera le hizo cerrar la boca".

T: El golpe más doloroso no es en la boca. Es en la omnipotencia...

B: (Enojado.) ¿Questo, golpe en la omnipotenza? ¡No! Golpe fue cuando una noche no pude con Noemí Letizia, la bambina de 18... Hablando de eso, mi ex esposa me dejó un mensaje muerta de risa: "Dos dientes menos, mi amor. ¡Qué difícil ahora partir la "pastilla azurra"!

T: -El problema no es que se parta la "pastilla azurra", si no que se parta en dos "La Azurra"...

B: ¿Ma per qué se va a partir en dos Italia, si il poppolo me ama? ¡Dottore, conmigo la economía mejora! (Se ríe.) ¡La venta del muñequito de Berlusconi lesionado a 6 euros reactivó el consumo!

T: ¿Qué cree? ¿Algo de lo que pasó lo debería hacer pensar?

B: ¿Pensar? ¡Los que se la pasan pensando y no hacen nada son los comunisti! ¿Los escuchó? Uno decía: "El agresor, aunque esté desequilibrado, representa a todos los que nos queremos librar de Berlusca. Por eso decimos que no le tiraron con cualquier estatuilla. Para millones de italianos, fue nuestra ´Estatua de la Libertad´"

T: Es curioso. Tiene una herida en la cara, gran parte de Italia festejando... y sin embargo le cuesta aceptar que algo se podría estar desbordando...

B: ¡Va fangulo! ¡A Berlusconi nada se le desborda! ¡Il Cavaliere está atravesando su tercer mandato! ¿Quién más en Italia fue capaz de poner orden entre el norte y el sur? ¿Usted cree dottore que es fácil andar por Italia, el parque nacional donde todavía andan sueltos los últimos comunisti? Estos mandriles cola roja me dan bronca. ¡Encima que hay que alimentarlos, si se descuida lo muerden!

T: Berlusconi, ¿algo le preocupa?

B: Es que yo decía: ¿qué tengo que hacer con este hombre que me agredió?

T: ...

B: ... Y un colaborador me dijo: "Silvio, tú tienes que hacer lo que hizo Juan Pablo II apenas se repuso de su atentado en 1981. Para mostrar que eres magnánimo, infinito y supremo, debes perdonarlo públicamente"... Y mirándome serio a los ojos me dijo lo que, per me, fue lo más difícil de aceptar: "Este episodio te da la oportunidad histórica e irrepetible de perdonar al que te quiso dar muerte... y estar así a la altura de Dios...

T: ¿Y qué fue lo difícil de aceptar?

B: Io pensé que ya era Dios...

T: ...

B: (Mira de reojo, a ver qué respuesta genera)

T: (Tose)

B: (Enojado, empieza a caminar con la mano sobre la cara vendada.) ¡Merda! ¡Questo duele!

T : Va a tardar en cicatrizar... digo... la dolorosa noticia de que no es Dios...

B: ¿Sabe qué?

T: ...

B: ¡Va fangulo con los psicologi!...

T: Noble es reconocer la derrota. Un psicólogo tampoco pudo con Berlusconi...

B: (Sonrisa tenue de triunfo.)

T: ¿Contento que ganó?

B: (se da vuelta y mira fijo al terapeuta, con una sonrisa amarga) No. No gané. El desequilibrado que me agredió viene de una familia de izquierda... ¿Sabe lo que me dijeron? "Silvio, tú que lo desprecias tanto, ¿ves que es bueno el socialismo? Es la primera vez que la cara... te la operan gratis..."

T: ...

B: (Sonrisa ácida.) ... A un inimputable... lo puede sólo otro inimputable...

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.