Editorial II. Injustificada restricción brasileña