Editorial II. Integrar a los ciegos, un desafío