Kobo Abe y su humor pesadillesco