La argentinidad, una rareza vista a través del ojo extranjero

Dos periodistas holandeses recorrieron el país palmo a palmo, entrevistaron a expertos y políticos y retrataron en un libro nuestra peculiar idiosincrasia
Lorena Oliva
(0)
24 de febrero de 2013  

Por avión, en ómnibus y hasta desandando los ripiosos caminos de la ruta 40 en autos de alquiler fue que los periodistas holandeses Vera Keur y Theo van Stegeren comenzaron a enhebrar los paisajes y las historias que más tarde darían vida a su libro Tierra de sueños .

La obra, un frondoso volumen publicado en Holanda en octubre último, es el relato de una pareja de viajeros, no un clásico libro de viaje. Más atraídos por los recovecos de la historia argentina que por los de nuestra geografía -y eso que no ahorran elogios sobre las maravillas de la naturaleza-, en sus páginas, Keur y Van Stegeren se atrevieron a recorrer también el vasto territorio de nuestros 200 años de vida como país buscando desentrañar el origen de nuestras más hondas contradicciones. Y algo de este sumergirse en las profundidades argentinas se deja entrever cuando la pareja explica el sentido del título.

" Tierra de sueños tiene un triple sentido. En sus orígenes, la Argentina supo tener una elite ilustrada que tuvo una visión acerca de lo que debía ser el país. Pero, a diferencia de lo que sucedió con los Estados Unidos, por ejemplo, aquí esa elite permaneció pequeña y aislada, sin posibilidades de hacer su sueño realidad. Por el contrario, coexistieron muchos sueños a la vez. Los de la elite española eran diferentes de muchos otros.

"Mas tarde -continúa Keur en diálogo con LA NACION-, para los inmigrantes europeos predominantemente pobres que llegaron a estas tierras durante el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, la Argentina representó un sueño bastante frecuente por aquel entonces: un lugar en donde parecía posible empezar de nuevo. Pero fue especialmente durante los episodios de violencia y destrucción que vivió la Argentina en donde la vida de su gente podía sentirse irreal, casi como en un sueño."

A lo largo de doce capítulos los autores entrelazan historias de lo más variadas, que van desde los enigmas y contradicciones de la ciudad de Buenos Aires hasta el legado de las misiones jesuíticas en Misiones, el peronismo, el albergue de criminales nazis después de la Segunda Guerra, la figura de Eva Perón y un largo etcétera que incluye, por supuesto, las particularidades del cristinismo. El epílogo de la obra es un retrato de Jorge Zorreguieta, el padre de la futura reina de Holanda.

"Los holandeses tienen cierto conocimiento de la Argentina. Los más grandes no olvidan que perdimos la final del Mundial de fútbol en 1978 contra la Argentina -sonríe Van Stegeren-. Pero también nos resulta familiar el tango, Evita, Lionel Messi y hasta la carne argentina. Al mismo tiempo, muchos holandeses saben que después de la Guerra cientos de nazis se refugiaron en la Argentina y, por supuesto, también conocen sobre los actos criminales durante la dictadura militar de los setenta."

El matrimonio del príncipe holandés con una ciudadana argentina no incidió demasiado en una mayor difusión de la Argentina entre los holandeses, según opinan los autores. "Máxima no ha hecho demasiado para expandir el conocimiento de los holandeses sobre la Argentina. De alguna manera, en Holanda no se esperaba que ella le prestara demasiada atención a su país natal. Máxima debía demostrar, ante todo, que era capaz de convertirse en una perfecta ciudadana holandesa. Y, para el decir de muchos, superó con creces la prueba", acota Keur.

Hacia finales de 2009, Keur y Van Stegeren -pareja desde hace treinta años- pisaron por primera vez suelo argentino con la idea de recorrer y desconectarse de todo. Vera acababa de desvincularse de una prestigiosa cadena holandesa de televisión, radio e Internet -VARA- después de haberla dirigido durante varios años. "Nos proponíamos viajar, hacer una pausa y repensar el futuro", recuerda ella. Pero después de una semana aquí, de leer diarios y de conversar con alguna gente, no pudieron evitar hacer lo que mejor saben: ser periodistas.

"Seis semanas después dejamos la Argentina preguntándonos cómo podía ser que a pesar de los episodios de violencia que supieron marcarlos en el pasado, de una historia marcada por sucesivas crisis económicas, de poseer instituciones débiles y hasta una democracia vulnerable, los argentinos mostraran tanta vitalidad y resiliencia", agrega Vera.

Lo que siguió desde entonces fueron casi tres años de pivoteo entre su tierra natal y esta otra tierra de sueños que continuaron desandando a través de recorridas, de la lectura de libros y material periodístico de diferente procedencia y también mediante innumerables entrevistas buscando nada menos que las claves de nuestra argentinidad. Tierra de sueños también recoge las reflexiones de ciudadanos comunes y de otros más reconocidos, como Juan Alemann, Rafael Bielsa, Robert Cox, Daniel Filmus, Ricardo Forster, Rosendo Fraga, Ezequiel Gallo, Roberto Gargarella, Uki Goñi, Beatriz Gurevich, Pino Solanas, Horacio Verbitsky y el ex sacerdote Joaquín Piña, entre otros muchos. "Dondequiera que estuvimos, nos preocupamos por hablar con la gente del lugar, con expertos y también con gente del poder", explican.

La obra también aborda nuestra realidad política. Así como ponderan positivamente algunas acciones de Néstor y Cristina Kirchner en materia de inclusión y sostienen que el Gobierno merece más reconocimiento del que recibe por parte de los ciudadanos, también dedican párrafos a la corrupción y la falta de independencia en materia judicial. "No deja de sorprendernos la manera en que mucha gente a menudo desconfía de las intenciones del otro -se lamentan-. Sobre todo. si se trata de un político. En un país tan divididido como la Argentina, para continuar con el proceso de construcción de vuestra nación, creemos que es fundamental que todos los actores se sientan involucrados, sin perder de vista que forman parte de una misma sociedad, a pesar de los desacuerdos. La confianza es clave."

Escribir Tierra de sueños le permitió a esta pareja de holandeses soñar con su futuro. Vera y Theo se imaginan, de aquí en más, viajando y escribiendo. Replicando esta experiencia en otros países.

"Creemos que un libro como éste puede ser interesante para aquellos viajeros que lleguen a la Argentina con ganas de conocer a fondo la idiosincrasia de este país. Y que la lógica también se aplica a otras naciones. Pero todavía es prematuro decir por dónde vamos a seguir. Esta atrapante relación con la Argentina, que ya lleva tres años, ha sido para nosotros un proceso enriquecedor, que todavía no se cierra", reconoce Theo.

Antes de decidir otros destinos, la pareja sueña con publicar el libro también aquí. En lo inmediato, mientras usted lee estas líneas, Vera y Theo siguen recorriendo nuestra geografía. Lo harán hasta fines de mes, cuando regresen a Amsterdam. Tienen previsto volver a la Argentina a fines de este año. Y aseguran que lo seguirán visitando cada tanto, acaso por aquella máxima tanguera que reza que siempre se vuelve al primer amor.

El libro



  • De viaje

    Vera Keur y Theo van Stegeren, dos periodistas holandeses, recorrieron durante tres años la geografía y la historia de la Argentina, y el resultado es el libro Tierra de sueños, publicado en octubre en Holanda.
  • Materia prima

    Recorridas, libros, material periodístico, entrevistas, reflexiones de ciudadanos comunes, de políticos e intelectuales forman la materia prima del libro a partir del cual construyeron, dicen, una "relación atrapante" con la Argentina.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.