Museos que se exhiben a sí mismos. La arquitectura como espectáculo