La basura, ese gran problema porteño