Editorial II. La cara no visible de la acción militar