PUERTO LIBRE. La carpa, la plaza y los genes