El Mirador. La ciencia recupera su lugar