La climatología moderna reivindica a Scott