La complicidad uruguaya con los desvaríos del chavismo

Julio María Sanguinetti
Julio María Sanguinetti PARA LA NACION
El gobierno de Tabaré Vázquez actúa en política exterior como prisionero de una mayoría parlamentaria que se alimenta de una vacía retórica antiimperialista
El gobierno de Tabaré Vázquez actúa en política exterior como prisionero de una mayoría parlamentaria que se alimenta de una vacía retórica antiimperialista
(0)
31 de enero de 2019  

Exiliado en Jamaica, el Libertador Simón Bolívar escribió en Kingston su luminosa y premonitoria Carta que, describiendo el panorama de nuestra América en 1815, decía: "En cuanto a la heroica y desdichada Venezuela, sus acontecimientos han sido tan rápidos y sus devastaciones tales que casi la han reducido a una absoluta indigencia y a una soledad espantosa, no obstante era uno de los países más bellos de cuantos hacían el orgullo de América".

A la distancia de dos siglos nos llega esta triste descripción con dramática actualidad. La diferencia está en que en aquel lejano tiempo recién se estaban fundando nuestras repúblicas, en medio de las turbulencias de la emancipación, mientras que Venezuela cae hoy en esta situación luego de haber sido un país próspero y avanzado, que en los tristes años de nuestras dictaduras de los 70 nos ofrecía amparo y hasta la envidia de ver un sistema de partidos firme, casi calcado de los europeos .

Destruido todo aquello, nos encontramos en plena devastación, como decía el Libertador. Los acontecimientos han sido impensables y fulgurantes desde aquel 2 de febrero de 1999 en que tuvimos el triste privilegio de, a pocos metros, observar a un exultante comandante Chávez, que juraba sobre una Constitución "moribunda" e inauguraba el experimento del "socialismo del siglo XXI", esa llaga tan difícil de curar.

Ese régimen, que fue liberticida desde el primer día, ha tenido la activa complicidad de nuestros populismos sudamericanos, muy especialmente el de los gobiernos Kirchner en la Argentina y los del PT en Brasil. Uruguay no es ni ha sido ajeno a esa fiesta, al punto de que el gobierno del presidente Mujica vivió una suerte de idilio, abonado por regalos de escuelas y hospitales y una serie de negocios comerciales que hoy no solo son la expresión de un costosísimo fracaso, sino una nube de ocultamientos, favoritismos y corruptelas que van saltando una tras otra.

Aquel Rey Mago chavista cambió su talante simpático cuando apareció su sucesor, que heredó el desastre económico, pero lo profundizó, le añadió atropellos aun mayores a las libertades y todavía le agregó una dosis de grosería e incapacidad sin precedente. De todas las dictaduras latinoamericanas no hay duda de que esta ha sido la más ineficiente, la más torpe, la que ha logrado un nivel de destrozo de las estructuras productivas y sociales del país que carece de antecedentes.

Uruguay acompañó al chavismo en todos su desvaríos. Por eso no cabe el asombro que muchos periodistas internacionales expresan ante la actitud actual de nuestro gobierno, coherente con esa complicidad que viene de lejos. Nunca ha pasado de expresar "preocupación" y no se ha atrevido, en ningún momento, a calificar el régimen de dictatorial.

Resulta difícil de entender tal actitud en este Uruguay que estuvo siempre, históricamente, del lado de las democracias, en las guerras mundiales y en los conflictos latinoamericanos. La explicación es sencilla: la coalición de gobierno, el Frente Amplio, ha tenido la astucia política de sumar sectores democráticos, de origen socialdemócrata o incluso socialcristiano, con movimientos que, como nuestro Partido Comunista, siguen reivindicando la lucha de clases en clave de ortodoxia leninista, o como el viejo movimiento tupamaro, que, aunque haya dejado las armas, no ha expresado una palabra de revisión de sus convicciones y su pasado violento. Razón por la cual nuestro presidente, de cuya condición democrática no cabe dudar, es prisionero de una mayoría parlamentaria que se alimenta de una vacía retórica antiimperialista, vive en los espacios mentales de la "guerra fría" y vive bajo la democracia y la economía de mercado apenas con resignación. Dicho de otro modo: como la realidad institucional sólida de la república le impone la necesidad de respetar la propiedad privada y sus reglas comerciales, se refugia en la política exterior para mantener viva aquella fachada envejecida de la izquierda marxista y no sentirse tan traidora a lo que sigue siendo su convicción y sentimiento.

Días pasados, nuestro admirado amigo Mario Vargas Llosa, con ingenuidad política, ponía al Frente Amplio como ejemplo para la izquierda latinoamericana. Mirando con superficialidad el funcionamiento democrático, le parecía ejemplar que nuestros gobiernos frentistas no hayan llevado al país a un desastre dictatorial o a una corrupción de magnitud "petista". Bueno sería que hubiéramos de agradecerle al Frente que no hubiera atropellado la Constitución, pero no se puede ignorar que despilfarró la bonanza económica de las "commodities" de la década iniciada en 2003, arrastró al país a una inseguridad sin precedente, degradó una educación otrora ejemplar y, como si fuera poco, nos avergüenza con esta complicidad con una Venezuela que hoy se riñe con todos los valores del Uruguay histórico. No olvidemos, porque allí está la síntesis, que cuando se excluyó arbitrariamente al Paraguay del Mercosur, para abrir la puerta al chavismo, nuestro presidente Mujica salió del Uruguay diciendo que no se podía suspender a la república guaraní y retornó, luego de reunirse con Lula y la doctora Kirchner, diciendo que votó lo contrario porque "la política estuvo por encima de las leyes" …

Hoy felizmente el panorama ofrece un nuevo vuelco: la situación internacional es hostil al chavismo y el liderazgo de la Asamblea Nacional ha logrado unificar nuevamente a la oposición, a través de un mandatario con legitimidad en el sufragio. De inmediato aparecen las propuestas cómplices de mediación. Es claro que toda solución pacífica requiere algún diálogo, pero este solo es honesto y conducente si se parte de la base de que el régimen reconozca la legitimidad de la Asamblea Nacional y esté dispuesto a convocar a elecciones. El tiempo y el modo de llegar a esa conclusión serían la materia de esas transacciones, pero sentarse a conversar sin esos prerrequisitos es, como ya ha ocurrido, solo darle oxígeno a la dictadura. Desgraciadamente, solo la penosa asfixia económica parece el único camino.

Entristece trazar este panorama. Pero cuando la confusión cunde, no hay otro camino que darle espacio a la denuncia clara. No podemos callar. Como decía Cicerón, la verdad se hiere tanto con el silencio como con la mentira.

Expresidente de Uruguay

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?