Editorial II. La crisis como oportunidad