La crisis desafía al Congreso