Impedir la desestabilización. La crisis política de Brasil afecta a toda la región