Cuando falta una visión amplia, prosperan el sectarismo y el maniqueismo. La cultura de los políticos