Para poner las cosas en su lugar, a 20 años del atentado a la embajada de Israel