La democracia más fuerte del mundo