Reseña: No te quiero más, de Inés Fernández Moreno

José María Brindisi
José María Brindisi PARA LA NACION
La emoción, en toda su complejidad
(0)
21 de septiembre de 2019  

"Los recuerdos vienen, pero no se quedan quietos". La frase pertenece a uno de los relatos más célebres de Felisberto Hernández ("En los tiempos de Clemente Colling"), pero bien podría establecerse como una de las piedras angulares del acto de narrar. El presente nunca está solo, nunca es una isla, y es el pasado que resuena en él quien termina de darle sentido, provocando que la narración no sea pura inmediatez sino un eslabonamiento: el presente como el escenario o la culminación fugaz de una larga cadena.

En No te quiero más , la última novela de Inés Fernández Moreno (Buenos Aires, 1947), el presente es, para su protagonista Laura, una suerte de nudo. Al borde de los sesenta años, con un matrimonio adormilado que pareciera transitar el camino de salida, un trabajo como profesora de español para extranjeros que raramente le despierta algún altibajo o emoción extra -salvo por la amistad o el "amor gramatical" con su colega Kerry, un irlandés que la entiende como nadie-, Laura pareciera necesitar un cimbronazo para que su vida se reacomode, o acaso tome un nuevo rumbo. Ese hecho llega, y por supuesto se manifiesta en el presente, pero en verdad es todo pasado: un mail de un entusiasta investigador catalán, que se ha hecho de unos papeles del padre de la protagonista y algo ambiguamente desea compartir con ella el hallazgo, así como decidir su destino.

El padre de Laura, fallecido décadas atrás, ha sido un notorio poeta y ocasional ensayista; pero más allá de algunos versos ya publicados, el conjunto incluye dos piezas particulares, una extraña y la otra inquietante. La primera es una novela breve, un género que Celso -así piensa ella en su padre, llamándolo por el nombre- jamás había frecuentado y que por tanto invita a pensar que se trata de un equívoco; la segunda es en verdad un paquete de cartas que remitiera a una mujer, de quien Laura jamás ha tenido noticia: una mujer con la que en apariencia trabara relación luego de separarse de su madre y antes de casarse con la madre de Aline, su media hermana afincada en Francia.

El argumento posee unos cuantos condimentos más, que le suman espesura pero -y allí reside el primero de los méritos de Fernández Moreno como narradora- nunca hacen que se empantane. La complejidad de la novela es ante todo emocional, y abarca múltiples recorridos: el misterio de esa mujer nacida en Filipinas -Chana-, a la que Celso intenta dócilmente dejar atrás y que en cada misiva destapa desde aquel tiempo remoto nuevos interrogantes; el hombre con el que luego Chana se casaría, depositario circunstancial de los papeles de Celso, con quien Laura entabla ahora una sugestiva correspondencia; un viaje a España en el que Laura y su medio-hermana Aline dirimen tensiones encubiertas mientras resuelven la intriga que impensadamente se les ha presentado; y también está Eva, la amiga de la infancia, partícipe de ese mismo viaje a propósito del que surgen recuerdos sensibles o incómodos.

Con todo, es el pasado -Celso retornando a los sueños de Laura; los recuerdos que irrumpen, no casualmente contados en presente- el que instala en la protagonista, en la superficie de las cosas pero asimismo en sus dobleces, un desafío, una nueva instancia en la que se ve obligada a entreverarse con un padre cuyos ecos le causan tanta felicidad como dolor.

La destreza de Fernández Moreno para entrelazar todos esos ejes -y algunos más- con naturalidad es notable. Pero todavía más lo es su capacidad para construir microclimas y epifanías sin que se le note un solo gesto. Un modo de narrar que jamás muestra sus costuras, y sin embargo no cede un solo milímetro de fervor poético.

No te quiero más

Por Inés Fernández Moreno

Alfaguara. 234 páginas. $ 699

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.